Pedir un aval bancario para el alquiler de tu vivienda no es siempre la mejor forma para conseguir un buen inquilino.

 

Seguro que te han contado historias horribles sobre inquilinos morosos a los que no hay forma de desahuciar y que para más inri te destrozan la casa. Por favor, aleja esos pensamientos negativos de tu cabeza.

Te voy ayudar a entender lo que es un aval bancario y tú mismo podrás decidir si es lo que más te conviene.

Un aval bancario es un dinero que tu arrendatario tendrá que tener retenido en el banco durante el tiempo que acordéis. Ese dinero se quedará allí durante ese tiempo y tu podrás acceder a él en caso de impago.

Ejemplo: si el alquiler de la vivienda es de 1.000 euros y solicitas un aval de 4 mensualidades de renta. Tu futuro inquilino tiene que tener 4.000 euros retenidos en el banco durante la duración del aval bancario.

“Yo quiero pedir aval bancario porque si el banco avala significa que es un buen cliente”

PENSAMIENTO EQUIVOCADO:  que el banco avale a una persona por 4.000 €, sólo significa que éste tiene 4.000 € para hacer el aval. Ni más ni menos. El banco solo avala a una persona con su propio dinero.

Si pides un aval bancario te reduces considerablemente la cantidad de inquilinos potenciales. Perderás arrendatarios viables y puede que el que te haga finalmente el aval no sea la mejor opción para ti.

En Rent & Buy Home Staging, nos centramos en la calidad del cliente.

Sólo pedimos aval bancario en algunos casos. Si una persona pasa nuestros filtros no le pedimos ninguna otra garantía adicional. Esta fórmula nos funciona muy bien desde hace más de 20 años.